Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Hay dos caminos en esta historia. El recorrido triunfal de un club de fútbol inventando por una empresa multinacional como herramienta de marketing global, la primera plana de los diarios, los estadios semi vacíos, el éxito deportivo en elite; o la lucha de un grupo de hinchas para defender su integridad, los trabajosos triunfos en estadios de provincia, el peregrinar por el ascenso, la tristeza de la gloria perdida y el orgullo la pertenencia recuperada.

En pleno auge del lamentable proyecto económico-deportivo de Red Bull, con su equipo de Leipzig puntero en la Bundesliga alemana, recordamos la historia de SV Austria Salzburg, el club que crearon los hinchas del Viola en 2005, cuando la empresa de bebidas energizantes les robó su identidad. Este mini documental de Copa90​ relata cómo sus propios fanáticos se organizaron para recuperar su historia y sus colores.

austria-salzburg-auf-der-suche-nach-neuen-fans-41-42475852Todo comenzó, como comienza siempre, como una promesa hermosa con muchos ceros. “Cuando escuchamos que Red Bull iba a ser el sponsor nos pusimos muy felices”, recuerda uno de sus hinchas. El club venía en la mala, estaba al borde de la bancarrota, y la aparición de un privado tan poderosa parecía ser la solución mágica para todos los problemas.

En 2005, Dietrich Mateschitz, dueño de Red Bull, desembarcó en el club. Fue el comienzo de un proyecto económico deportivo del que haya hablamos en detalle hace un par de años cuando anticipamos la llegada de Leipzig a la cima de la Bundesliga. Salzburgo fue el banco de pruebas que permitió, una década después, lo que vemos en Alemania.

Para los austríacos la pesadilla se manifestó pronto. “Nos dimos cuenta que Red Bull no quería ser un sponsor. Había comprado la licencia porque quería tener su propio equipo en Primera División”, cuentan. Mateschitz se expresó en contra de las agrupaciones de hinchas de Salzburgo y tomó una decisión que simbolizaba todo: cambió los colores del club. Cuando los fanáticos reclamaron les respondieron, “el arquero puede usar medias violetas”.

“Como fanáticos nuestra única opción era refundar el club”, afirman. Lo hicieron el mismo 2005. Arrancaron en 7ma y en diez años llegaron hasta 2da División. La temporada pasada, mientras el Salzburgo de Red Bull ganaba la Liga de Austria, el equipo de sus hinchas bajó Tercera. Siempre algunos se suben al tren de éxito, pero los simpatizantes del SV Austria Salzburgo siguen orgullos de haber recuperado su identidad. Nosotros, estamos con ellos.