Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

El periodista uruguayo Ricardo Lorenzo Borocotó escribió el guion de la película Pelota de trapo (dirigida por Leopoldo Torres Ríos) basándose en sus propias aguafuertes publicadas en la revista El Gráfico bajo el nombre de El diario de Comeúñas y dedicó la película a “todos aquellos, que aún con las cabezas escarchadas de años, conservan en la vuelta de la oreja un cachito de tierra el potrero”

El diario La Nación en su sección de crítica cinematográfica la definió el día de su estreno (10 de agosto de 1948) de un modo sintético y genial: “Un potrero en primer plano”.

Sight and sound, una revista inglesa especializada en cine afirmó en 1949 que “Por primera vez en al historia del cine argentino, es mostrado un fragmento de la vida real en la pantalla, y el resultado es tan refrescante como un trago de agua fresca en un día de calor”.

Finalmente, en el excelente libro Un diccionario de films argentinos de Raul Manrupe y María Alejandra Portela se la destaca con la siguiente entrada:

(El film) Hoy envejecido y plagado de pintoresquísmos, fue en su momento un aporte renovador dentro de un panorama acartonado y fuera de la realidad. El rodaje en exteriores, los chicos, el argumento, y un tratamiento sincero y dinámico (sobre todo en la primera parte) hicieron de un film de bajo presupuesto un éxito, el resurgimiento de Torres Ríos, la mejor película de Armando Bo – Actor y finalmente, un clásico.

Advirtiendo que las condiciones técnicas, sobre todo de sonido, del video del que disponemos no son las ideales, los invitamos a disfrutar de la película: