Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Es fácil describir cómo juegan los equipos de Josep Guardiola. Desde que se convirtió en director técnico profesional, hace ya casi siete años, sus partidos se transmiten por cadena nacional para los amantes del fútbol. Es una obligación ver los recursos tácticos y estratégicos del entrenador que marcó esta época. Por eso, no vale la pena hacer un análisis de su Barcelona y su Bayern Munich. Porque forman parte de nuestra vida.

Sin embargo, muchos de aquellos que aprendieron a admirar al catalán no conocen cuáles eran sus virtudes como futbolista. Porque el DT superó al jugador y lo dejó relegado, pequeño. Y esto es casi una injusticia, ya que Guardiola fue una de las piezas fundamentales del Barcelona que brilló en buena parte de la década del noventa.

En su cumpleaños 45, elegimos mostrar cómo jugaba Pep. El mediocampista inteligente, siempre bien ubicado, preciso para jugar a un toque y certero para los relevos. El gritón que estaba más pendiente de sus compañeros que de su propia tarea. El hombre que fue clave para cada uno de sus técnicos.

Estos diez minutos de fútbol sirven para entender