Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

 

Eran tres hermanos y se llamaban Hugo, Lalo y Diego. No eran los sobrinos del pato Donald, sino un trío de futbolistas de apellido Maradona. Uno de ellos, en 1987, todavía era largamente el mejor jugador del mundo. Y estuvieron los tres juntos en la cancha, en un partido amistoso, con la camiseta del Granada.

dosMás que un dato es una canchereada futbolera: Diego Armando Maradona jugó un partido en Los Cármenes, contra el Malmö de Suecia (Martin Dahlin: presente). Para más precisiones: fue un 18 de noviembre, un año y pico después de ganar el Mundial.

La cuestión es bastante más en España que en Argentina, donde poca gente lo recuerda. La transferencia de Lalo al equipo español -entonces en Segunda división- llevó al clan familiar en pleno hasta la península ibérica. Los hermanos integraron un combinado que ganó 3-2 ese duelo. El recuerdo de esa tarde sobrevivió gracias a un impecable registro fílmico que, según podemos deducir de los videos que vimos, rescató la televisión catalana.

 

Hay tres clips fácilmente accesibles en Youtube. El más nítido, un mini seguimiento de Diego en el partido, da una idea de la estampa de época del crack, y deja ver de arranque el extraño número que tenía en la casaca roja y blanca a rayas.

Algunos detalles que hacen glorioso este material: Diego entró con la cinta de capitán usó la nueve; Lalo, la diez. Qué coraje. La realidad es que el nuevo fichaje local tenía que ser protagonista. Quizá eso explique que en un tiro libre frente al área, ideal para un zurdo, pateó… Lalo. Qué coraje, parte dos.

El segundo no es tan claro y está narrado fuera de época, pero muestra las jugadas de riesgo de todo el partido.

 

 

Algunos detalles que hacen glorioso este material: Diego entró con la cinta de capitán usó la nueve; Lalo, la diez. Qué coraje. La realidad es que el nuevo fichaje local tenía que ser protagonista. Quizá eso explique que en un tiro libre frente al área, ideal para un zurdo, pateó… Lalo. Qué coraje, parte dos.

maradona--640x323El primer gol del Granada lo metió justamente Lalo, después de un control y pase medio de cachetada de Diego que es una verdadera exquisitez (y que pueden ver al minuto y 58 segundos del video anterior).  Para cerrar con gloria, Diegote hizo un gol de tiro libre en el segundo tiempo, cuando Lalo ya no se animó a robárselo.

Se nota que el partido lo hizo calentar un poco al Diez que ese día usaba la nueve. Cuando estaban 1-2, se fastidió notoriamente, justo frente a la cámara. El festejo después de su gol, empate 2-2 transitorio, también es revelador: parece digno de una final del mundo. Su alegría en el 3-2 final también es indicativo de que quería ganar jugando a cualquier cosa.

El último video, el más detallado, viene con comentario de periodistas españoles que hablan un poco –desde hoy-  del fútbol de entonces y de la locura que desató la llegada de Diego en la ciudad y halagan la técnica y el rendimiento de Hugo (en su defensa, por lo que se ve en los compactos podríamos arriesgar que ese día jugó muy bien).

Lo lindo de este último es la primera parte, en la que se cantan los himnos y se ve a los tres hermanos con una bandera de España en mano.

 

 

Tras la presentación del argentino hermano del astro, Granada arrancó la temporada de aquel año con un 5-0 ante Deportivo La Coruña que ilusionaba a sus hincha. Lalo, además, anotó en esa goleada inicial. Parecía que iba a arrasar. Terminó descendiendo a Segunda B. Lalo dejó el club al año siguiente.

Hoy, Granada juega en Primera. Este fin de semana, justamente un ex equipo del Diego, Barcelona, se juega la posibilidad de ser campeón en un partido contra ellos. No es en Los Cármenes porque en 1995 el equipo cambió de estadio. Pero casi: es en Granada, en el Nuevo Los Cármenes. Habrá un poco de Maradona, Maradona y Maradona en esa definición.