Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Hoy vamos con una que sabemos todos. Se lo extraña al mejor Barcelona de la historia, uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Parece mentira, pero una de sus últimas grandes actuaciones se dio el 18 de diciembre de 2011. En la final del Mundial de Clubes que se disputó en Yokohama.

El partido es interesante desde lo estético claro -el toque de Barça, la gambeta de Messi, la habilidad de Iniesta, el control y el pase de Xavi, ejemplo el primer tanto- y también desde lo táctico. Con la lección de 2009, cuando sufrió contra Estudiantes LP, Guardiola paró un equipo con tres defensores, todos los centrojás que tenía a la mano -jugaron Busquets, Xavi, Iniesta, Cesc y Thiago de arranque-, Dani Alves de wing derecho y Messi. El DT de Santos, Ramalho, quiso imitar a Sabella y clavó línea de cinco, tres en el medio y arriba Neymar y Borges. Ahí mismo, perdió el partido.

A los cinco minutos se hizo evidente que a Santos le sobraban defensores. Adelantó a Danilo para emparejar el medio pero ni la tocó. Ramalho lo sacó a los 30 minutos -ya perdían 0-2- reconociendo su derrota estratégica. Mientras, Barça lastimaba por el otro lado con Dani Alves de puntero. Por ahí llegaron los tres goles del primer tiempo, los primeros dos tras pifias adentro del área de Durval, que jugó con un temor enorme.

Cuando Santos cambió, defendió con cuatro, Neymar -que falló en los momentos clave- se corrió a la izquierda, Ganso quedó liberado para mostrar su talento y su inconsistencia, ya era tarde. La transmisión brasileña -la preferimos a la más conocida de Niembro y Closs- se destaca por la coherencia. De principio a fin subraya la dificultad de enfrentar a ese Barcelona pero le pide a los de blanco que jueguen sin miedo, que salgan a disfrutar el partido y que respeten la historia del fútbol brasileño.

Cuando lo hicieron, en la última hora, se vio un partidazo, pese a que el resultado estaba definido hacía rato. Se jugó de área a área. Santos mereció festejar algún gol. Los hizo Barça porque sus atacantes fueron más efectivos y se consagró campeón con goleada. Una cátedra de fútbol que vale la pena volver a ver. Disfruten.