Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Faltan apenas 11 fechas para que termine la Premier League y nada hace pensar que al Chelsea de Antonio Conte se le puede escapar el título (y si algo llegara a pasar será divertido vivirlo). Tras su triunfo ante el West Ham de Manuel Lanzini, el Chelsea le sacó 10 puntos de ventaja al Tottenham de Pochettino.

Unos días antes de que arrancara el torneo inglés, Pep Guardiola, que se iba a estrenar en esa Liga con el Manchester City, hacía un análisis de lo que se venía en su futuro. Dicho análisis fue publicado en el libro La Metamorfosis, que escribió Martí Perarnau. Hoy, con el diario del lunes, se puede decir que el catalán no sólo es un excelente técnico sino también un brillante analista. Es cierto: no fue una apuesta muy difícil la suya. Pronosticar este presente del Chelsea no es lo mismo que haber dicho el año pasado que el método de Claudio Ranieri le podía dar el título al Leicester. Pero ahí están sus palabras y lo mejor es dejarles el capítulo en donde habla del fútbol inglés.

13.3. Qué le espera en la liga inglesa

conteEl nuevo entorno exigirá nuevas armas. La Premier League es distinta de la Bundesliga en numerosas facetas y Guardiola es muy consciente de ello. En todas las declaraciones al debut en liga ante el Sunderland, el entrenador explicitó las dificultades que encontraría en el doble propósito de conocer un campeonato diferente e intentar imponer su ideología. La mayor dificultad, sin embargo, reside en la calidad de los competidores: excelentes equipos y sobre todo magníficos entrenadores. Los nombres de José Mourinho, Jürgen Klopp, Slaven Bilic, Claudio Ranieri, Arsene Wenger, Ronald Koeman o Mauricio Pochettino bastan por sí solos para componer un panorama exquisito y variado, pero lo cierto es que la lista de técnicos del campeonato no tiene desperdicio. De entre todos ellos, quizá para Pep el más estimulante sea Antonio Conte. A principios de 2015 le pedí que me dijera dos nombres de entrenadores con un gran futuro y respondió instantáneamente: “Tuchel y Conte”.

En Conte advierte muchas similitudes con su propio posicionamiento ante el juego: la pasión por el trabajo, la agresividad por hacerse con el balón, el fútbol intenso, la competitividad permanente: “Conte practica un juego de posición muy diferente del mío, pero ¡es juego de posición y lo hace muy bien!”. No sabemos qué rumbo tendrá la Premier League esta temporada, pero, antes de que se iniciara el campeonato, Pep incluía al equipo de Conte entre los varios candidatos al título: un gran entrenador, excelentes jugadores, un calendario holgado sin competición europea y semanas largas para poder entrenarse a fondo y preparar bien los partidos. Además, el tipo de juego que propone Conte necesita un menor tiempo de aprendizaje e implantación que el de Guardiola, por lo que podemos imaginar que el Chelsea alcanzará su velocidad de crucero antes que lo consiga el Manchester City.