Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Una de las características de Edgardo Bauza en San Lorenzo fue demostrar que tenía las cosas claras. Posiblemente, su mejor virtud. Quizás, una de las razones para que XXXXXX (completar con su dirigente favorito de la AFA que no existe) lo haya elegido como el sucesor de Gerardo Martino. Porque, por identificarse con el mismo fútbol que el ex técnico de Newell’s, obviamente no fue. Y si en la AFA algo manda con los técnicos de la Selección es la coherencia…

Bauza, el tipo que parecía tener las cosas claras y una coherencia bienvenida para el fútbol y sobre todo para ese puesto; está derrapando. Lo confirmó con el viaje a Italia para ver jugar a Mauro Icardi y luego reunirse con él para comunicarle que lo tenía en cuenta.

Vamos a hacernos la pregunta de una vez y terminar con el tema: ¿quién necesita a Icardi? La Selección seguro que no. Un chico que no tiene ninguna pertenencia con el fútbol argentino, un chico que es más un problema que una solución pero, fundamentalmente, un jugador normal. ¿Que mete goles? Sí, mete goles. ¿Y? ¿Cómo juega? Otra vez: normal. Higuaín también mete goles. Y Dybala. Y Agüero. Y Pratto… Por nombrar a los delanteros obvios (por clase, por nivel, por trayectoria…). Además, son los elegidos por Bauza desde que asumió. Y, aunque en fútbol todo es opinable, los cuatro son mejores que Icardi. ¿Que Agüero no es el mismo en la Selección que en el City? ¿Que Higuaín erra goles decisivos en las finales? Así y todo siguen siendo muy superiores a Icardi.

Bauza inició su coqueteo con Icardi a fines del año pasado cuando declaró: “Higuaín y Pratto son los dos centrodelanteros, pero el tercero es Icardi”. Unas semanas más tardes, el Patón avisaba: “El sabe lo que pienso de él como jugador. Es muy probable que lo vaya a ver en mi próximo viaje”. Y lo fue a ver a principios de febrero.

Ante las críticas que intuía que se le podían venir, sobre todo desde el interior de la Selección, Bauza anunció: “No hay ningún problema con él”. ¿Seguro? Después de verlo in situ, el técnico se reunió con el delantero y, aunque no dio demasiados detalles, contó que “Hablé con él y con Banega (compañero en el Inter). Hablamos de fútbol, normal. Icardi sabe que lo sigo. Tiene un gran presente y en cualquier momento puede ser citado”.

¿Qué necesidad había de hablar sobre Icardi? ¿Y de ir a verlo? ¿Y de reunirse con él? ¿Y de decir que puede ser citado? La única necesidad es tener ganas de buscarse un problema en el momento que la Selección menos necesita un problema. En un mes habrá que jugar una doble fecha decisiva de Eliminatorias y, aunque parezca poco probable que Argentina no vaya al Mundial, ahí está la tabla, que dice que, hoy, la Selección debería jugar un Repechaje. Es verdad que si el 23 de marzo suma tres puntos contra Chile en el Monumental, se aclarará el panorama y en eso confía el entrenador: “Si le ganamos a Chile, vamos al Mundial”, aseguró. Igualmente, en casos así, Bauza debería saberlo muy bien: lo mejor es morir con la suya. Y la suya son Higuaín, Agüero, Pratto…