Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Pablo Cheb

Guzmán
Mercado, Otamendi, Mascherano, Tagliafico
Gago
Biglia, Messi
Dybala, Agüero y Ángel Correa

Un arquero que pueda salir a jugar adelantado cuando el equipo se plante en campo rival. Una línea de cuatro con laterales que suban y ocupen un lugar en el mediocampo cuando haya jugadas de ataque. Tagliafico en el lateral izquierdo -aunque no sea su puesto habitual- porque no se me ocurre uno mejor. ¿Acaso Mas, Ansaldi, Vangioni? Mascherano como central, con todos los riesgos que eso implica, para emprolijar la salida y aportar en la marca del medio cuando el equipo sube. Otamendi, o bien podría ser Garay. Biglia como cinco de marca para formar línea de tres cuando suban los laterales. Si estuviera en buen nivel la opción sería Kranevitter. Gago y Messi sueltos como interiores, esperando la proyección del 4 y el 3.  Es cierto que Messi pierde peso lejos del área, pero aunque lo pongan de delantero él igual baja a buscar la pelota, algo demostrado ya con Maradona, Sabella, Martino, Bauza y Sampaoli, así que lo “probamos” de volante. Tres delanteros de juego y movilidad, con Dybala algo más retrasado.

 

Damián Didonato

Romero
Mercado, Garay, Fazio, Vangioni
Augusto Fernández, Biglia, Acuña
Messi
Higuaín y Dybala

El inodoro en el baño. No es momento para inventos y lo mejor es jugar con un 4-3-1-2 lo más clásico posible, con un cinco que sea eje para la salida y para liderar la presión y dos mediocampistas abiertos con despliegue. Las dudas más importantes están en el lateral izquierdo (Vangioni recién jugó su primer partido de la temporada el sábado) y en el mediocampista derecho (Fernández no tiene continuidad). Sin embargo, es mejor tener jugadores que conozcan la posición antes que improvisar. Garay merece volver y Acuña se ganó un lugar en la banda. Dejar a Banega afuera no me hace gracia, pero para jugar como único mediocampista central hoy es necesario un hombre con más marca y retroceso. Arriba, lo ideal es que Messi juegue adentro del área la mayor cantidad de tiempo posible, por eso Dybala podría alternar posiciones con él, tal como lo hace en Juventus con Higuaín. Por otro lado, la dupla de delanteros se conoce a la perfección y eso es un plus para aprovechar.

 

Mariano Hamilton

Guzmán
Mercado, Maidana, Pinola, Vangioni
Pablo Pérez, Pizarro
Messi
Pavón, Agüero y Lautaro Acosta

El arquero debe ser un jugador más. Romero es un buen atajador pero es incapaz de anticiparse a la jugada. Guzmán es más completo. Opto por una defensa más armada, que tenga rodaje. Mercado, Maidana y Vangioni jugaron mucho tiempo juntos y se conocen. Pinola juega con Maidana ahora y, además de marcar, es un tipo que puede ser una salida clara por sorpresa, algo que no abunda en los centrales actuales, quienes son prolijos alcanzadores de pelotas pero que jamás sorprenden y, a lo sumo, saltean líneas con algún pelotazo. Pinola es una variante más. Pablo Peréz y Pizarro raspan y juegan. Y son inteligentes para los relevos en caso de que los laterales pasen al ataque. Messi cada día juega más atrás y necesita compañeros inteligentes que se muevan por todo el frente de ataque y que sean rápidos. Pavón, si se lo sienta y se le explica que no siempre tiene que terminar él las jugadas, es una variante extraordinaria por desborde y por finalización. Agüero es el que mejor aplica para jugar por abajo y para rotar con Messi en el armado o en la definición. Y Acosta hace la banda, tanto para atacar como para relevar. Es una gran variante ofensiva y una gran ayuda para el repliegue. El asunto es si hay que ponerlos en un partido decisivo ante Perú. Y sobre ese tema sostengo que sí. Estoy cansado de esperar a los de afuera. Si hay que perder, prefiero hacerlo con jugadores con proyección y no con figuras consagradas que ya nos demostraron que tampoco salvan las cosas cuando se ponen complicadas. Por otra parte, si tuviéramos que jugar con Alemania, Francia o España no pongo a este equipo. Armo uno, en su mayoría, con jugadores con más rodaje en el fútbol europeo. Pero acá se juega de otra manera. Es un fútbol más físico. Y los muchahcos que actúan en la Argentina están más acostumbrados a enfrentar este tipo de situaciones, con equipos ásperos que te pone la suela en la pantorrilla.

 

Christian Colonna

Guzmán
Mercado, Garay, Pinola, Tagliafico
Augusto Fernández, Paredes, Messi
Dybala, Agüero y Driussi

Es lógico que un entrenador con pocos recursos se adapte a los futbolistas que tiene y, a partir de ahí, elija el sistema más apropiado. Pero en cualquier selección del mundo, y ni hablar de la Argentina, un entrenador puede elegir a un montón de jugadores y entonces no tiene ese problema. ¿Cuál es el sistema preferido del técnico? Y desde ahí elegir. Aunque se puede ganar y perder con cualquier sistema, el ideal es el 4-3-3: básicamente, por dos motivos: permite más sociedades y más triangulaciones. Una de las armas del Chile de Sampaoli era la llegada de Isla al vacío. Es cierto que en Argentina no abundan los laterales, pero siempre será mejor un lateral de 6 puntos que Lautaro Acosta o Marcos Acuña yendo y viniendo por un carril y a los 15 minutos ya no saben si están para atacar, para defender o para qué. ¿Por qué inventa Sampaoli entonces? Porque no hay laterales y porque tampoco hay wines. O los que hay, tienen defectos importantes. Di María es un consagrado que, con tantos años en el elite, no aprendió a tomar buenas decisiones. Pavón es una promesa que, ojalá, aprenda lo que no aprendió Di María. Sin embargo, es tentador elegirlos porque ambos tienen algo que hoy escasea: el dribbling. Si Argentina jugara como un equipo, no serían necesarios, porque con Messi y Dybala hay gambeta de sobra. Romero es un arquero sobrevalorado. Suplente en el Mónaco y en el Manchester United con técnicos que lo ven TODOS los días, es un milagro que sea el arquero con más presencias en la Selección. Un equipo que quiere jugar en campo contrario no puede usar un arquero que mira el partido en su propia área. Y si no repasen el gol de Venezuela. A un arquero que entiende el juego ni siquiera le habrían pateado… Es lógica la Messidependencia. Pero… ¿la Mascheranodependencia? Contra Venezuela, todas las pelotas desde el fondo iban a Mascherano. No sirve. No ayuda al juego en equipo. Lo que hizo Pinola contra Banfield en el segundo gol de River es un gran ejemplo de lo que debe hacer un central de equipo grande. Robar, jugar, ofrecerse para la descarga y… ¡pensar!

 

Mariano Mancuso

Guzmán
Mercado, Mascherano, Fazio, Acuña
Biglia, Paredes, Messi
Dybala, Higuaín y Agüero

Es previsible imaginar un partido ante Perú, donde sea que se juegue, con Argentina llevando el protagonismo, incluso con un resultado favorable. Con dominio de la pelota y jugando mucho tiempo en campo rival, se necesita un arquero adelantado y de buen pie. Esta defensa ofrece variables: marca, juego aéreo, primer pase y laterales verticales para atacar los espacios por las bandas. Ya que no hay un 3 definido, le damos el lugar a un Acuña que ya mostró voluntad para defender y puede sumar desborde. Messi, más retrasado, puede jugar de frente y aprovechar los espacios, propios o ajenos. Higuaín debe ser la referencia de la ofensiva. Agüero y Dybala, socios probados para el diez, deben completar el ataque con movilidad y desequilibrio.