Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Había una vez un equipo que estaba en crisis como hoy la Selección. Cada vez que hay crisis en un equipo de fútbol, lo primero que se piensa es en cambiar al entrenador. Aquel equipo tenía un referente. No era uno cualquiera: era un tipo al que le gustaba involucrarse en todo. Y sus opiniones tenían mucho peso para los dirigentes de turno. Entonces le preguntaron… “Juancito, ¿qué te parece si vamos a buscar a este entrenador?”. Y la respuesta fue fiel al estilo del referente: “¡¿A quién?! Nooo, para eso que se quede el boludo éste…”.

bauza350Hoy el boludo del momento es Edgardo Bauza. En realidad, al Patón lo están boludeando desde que lo eligieron. Cuando Armando Pérez, el interventor de la AFA, lo anunció como el reemplazante de Gerardo Martino, dijo que era el hombre que nos iba a llevar al… “Mundial de Francia”. Quizás por eso el viaje no tuvo un buen final: porque el destino estaba equivocado. Al Patón lo siguieron boludeando con las leyendas urbanas. Que en una charla técnica antes de enfrentar a Paraguay habló sobre Ortigoza y el jugador de San Lorenzo no podía jugar por estar suspendido… Que en otra charla confundió Rojas con Rojo mientras el lateral se moría de risa… Hasta se boludeó él mismo al declarar que la Selección, contra Chile, había jugado “10 puntos”. Y, finalmente, lo boludearon los que de verdad lastiman: Chiqui Tapia y sus secuaces. Sí, todos esos hombres que son cómplices del desastre del fútbol argentino y ahora se autodeclararon “la nueva dirigencia”.

Dijo Chiqui el 29 de marzo: “Hoy al técnico hay que respaldarlo. Nosotros tenemos que hacer todo el esfuerzo para hacer el mejor Mundial. Hoy hay un técnico elegido y hay que apoyarlo”.

Dijo Chiqui el 1 de abril: “Bauza es el técnico y tiene un contrato firmado. Los contratos siempre hay que respetarlos”.

Dijo Chiqui el 5 de abril: “¿Quién dijo que no va a seguir Bauza? Bauza tiene un contrato vigente”.

Dijo Chiqui el 6 de abril: “¿Quién dijo que Bauza se va? Son rumores. Tiene un contrato firmado”.

El 9 de abril anunció que lo echaba y el 10, le rescindía el contrato. Ahora, la AFA deberá pagarle a Bauza alrededor de un millón y medio de dólares como indemnización. Después habrá que contratar a Jorge Sampaoli pero antes habrá que pagarle un millón y medio de euros al Sevilla como compensación por birlarle al entrenador (no nos olvidemos de que Bauza también estaba con trabajo cuando lo fueron a buscar).  

Si fuera tan simple… Si Argentina se asegurara la clasificación a Rusia con el despido de Bauza, con la conducción de Sampaoli y con 50 millones de pesos menos en su caja, tendríamos que hablar de una decisión brillante. Pero como estamos hablando de fútbol y nadie sabe los resultados que conseguirá Sampaoli contra Uruguay, Perú, Venezuela y Ecuador, la decisión no tiene nada de brillante. Por el boludeo a Bauza, por ir a buscar a un técnico con club, por tirar un montón de dinero y porque, después de todo eso, Argentina queda exactamente en el mismo lugar que está ahora. ¿Qué piensa Chiqui Tapia? ¿Que en la próxima fecha de Eliminatorias la Selección va a jugar como jugaba el mejor Chile? Entonces Sampaoli no sería un entrenador. Sería Dios. Aunque él tampoco puede garantizar ningún resultado.