Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Este viernes, nada menos que en Wembley, habrá una asamblea general de la International Football Association Board. O, dicho en criollo, se juntará la gente que toma decisiones sobre el fútbol. En este caso, sobre el reglamento. Y ellos van a estudiar los cambios que proponen desde la FIFA.

Marco Van Basten, aquel formidable delantero holandés, es el director de desarrollo técnico de la FIFA y adelantó algunas cuestiones que se van a discutir.

FIFA350¿Qué va a pasar con el uso del video para ayudar a los árbitros? Aparentemente, la idea es que se utilice para casos puntuales. Para confirmar que la pelota entró y para que el réferi se saque las dudas sobre el jugador que debe amonestar o expulsar. Hay otro par de casos que ya serían más polémicos: los penales y las expulsiones. ¿Por qué polémicos? Porque en ambos casos cuenta el criterio del árbitro.

La idea de la FIFA, según explica el holandés es “buscar maneras para hacer el fútbol más dinámico e interesante”. Siendo la FIFA, no sorprende que no se use la palabra justo, además de dinámico y atractivo. Porque, estamos más o menos de acuerdo, hoy hay algunos equipos que juegan bien y otros no tanto, pero en todo caso al fútbol le sobra dinamismo. Lo que muchas veces le falta es justicia.

Es cierto lo que dicen algunos que están en contra de la tecnología: el fútbol es lo que es porque existen los errores del árbitro. El problema es que en un deporte súper profesionalizado y que mueve millones y millones un par de árbitros corruptos son suficientes para manipular una liga, una Copa y hasta un Mundial.

Pero sigamos con los cambios que propone Van Basten.

Sacar el offside. Y explica: “Tengo mucha curiosidad sobre cómo funcionaría esto. Está claro que mucha gente va a estar en contra, pero yo estaría a favor porque el fútbol se parece cada vez más al handbol, con equipos que instalan una muralla delante de su área. Sin la regla del fuera de juego habría más posibilidades para los delanteros y más goles”.

750

Este tema da para un debate largo y no para tratarlo en unas pocas líneas pero, con el debido respeto que nos merece un crack como Van Basten, y que además sabe sobre esto de jugar a la pelota muchísimo más que nosotros, estamos totalmente en desacuerdo con su análisis. ¿Dónde se pararían las últimas líneas de los equipos ofensivos que hoy se instalan cerca de la mitad de la cancha si un delantero rival estuviera habilitado a sus espaldas? Si al fútbol le sacan el offside sería otro deporte. Habría que ponerle otro nombre.

Expulsiones temporales por amarillas. La idea es la salida de un jugador por 5 ó 10 minutos.

En un primer momento no parece una mala idea porque favorecería al fair play. El tema es cómo implementarlo y no perder mucho tiempo con las protestas y las salidas del campo. Una buena manera de hacerlo, es de la mano con la siguiente propuesta.

Tiempo neto en los últimos diez minutos. El reloj se detendría cada vez que la pelota saliera de la cancha o hubiera una falta. “Es la mejor manera de combatir las continuas pérdidas de tiempo”, comentó Van Basten.

Es raro lo de “los últimos diez minutos”. Es tiempo neto durante todo el partido o no es. Y esto es muy fácil de explicar: hay equipos que hacen tiempo desde el primer minuto.

Número máximo de faltas por jugador. Esto evitaría el abuso que hacen algunos futbolistas o -equipos- para contrarrestar al rival.

Muy discutible, otra vez. Básicamente porque no todas las faltas son iguales. ¿Y cómo hacemos? ¿Esta falta vale un punto y esta vale dos? La realidad es que si las amarillas y las rojas se administran bien, no hay por qué modificar esa parte del reglamento.

Para los más conservadores, tranquilos: hasta el año que viene no se tomará ninguna decisión.