Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

DDMARA0771La historia es conocida. Debutó el miércoles 20 de octubre de 1976, contra Talleres de Córdoba en La Paternal por la octava fecha del torneo Nacional. El equipo cordobés, dirigido por Rubén Bravo, hizo pesar su buen momento y ganó 1-0. Lo más saliente del partido, más allá del gol de Ludueña, fue el ingreso de un joven habilidoso en el comienzo del segundo tiempo. Lo que pasó el día del debut de Diego Maradona es un cuento popular célebre en el mundo entero. También todos saben que fue goleador en Argentinos y que en 1981 pasó a Boca. Son los primeros hitos del ídolo. En cambio, poco y nada se ha hablado de lo que sucedió en los días siguientes a su presentación oficial. ¿Cómo le fue a Diego en los diez encuentros posteriores a su debut? Esa es la pregunta.

Newell’s 4-2 Argentinos (24 de octubre)
El segundo partido de Maradona en primera fue cuatro días después del debut, un domingo. Argentinos visitó en Rosario al equipo de José Yudica, que peleaba los primeros puestos. Tras el suceso del partido contra Talleres, a Juan Carlos Montes no le quedó otra que poner de titular a Maradona. En el análisis del partido publicado en El Gráfico, Manuel Tabares califica a Diego (jugó los noventa minutos) con un seis. Según la crónica, el juego estuvo marcado por “el buen tratamiento de pelota por parte de ambos equipos y privó el conjunto que contó con hombres de mayor jerarquía”.

Ferro 3-0 Argentinos (31 de octubre)
Otra vez, fue titular, aunque lejos estuvo del nivel mostrado contra Newell’s y más aún contra Talleres. Ferro se puso 3-0 antes del final del primer tiempo y Diego fue calificado con un cuatro por Daniel Garzón. Jugó solo el primer tiempo y salió reemplazado por Carlos Alberto Álvarez. Según la crónica publicada en la sección “La jornada está aquí” de El Gráfico, en el primer tiempo solo se vieron los goles de Vidal, inspirado, pícaro y veloz, mientras que el complemento (ya sin el Pelusa, que cumplió 16 años el día anterior) fue mejor jugado y más atractivo.

vestuario750

Argentinos 2-0 Huracán de Comodoro Rivadavia (7 de noviembre)
Ya sin Montes como técnico, el nuevo DT Jorge Enrico decidió volver a sentar al pequeño Maradona en el banco de suplentes. Sin embargo, solo tardó 45 minutos en darse cuenta de que lo necesitaba. Al término de la primera parte, ingresó en lugar de Ibrahim Hallar y cambió el partido. Según la crónica de Rubén Kupa, su ingreso, junto al de Carlos Álvarez, le cambiaron la cara a Argentinos, que tuvo mayor movilidad, ingenio y profundidad. En el primer triunfo de su vida profesional, Diego fue calificado con un siete.

San Lorenzo de Mar del Plata 2-5 Argentinos (14 de noviembre)
Este es otro momento conocido. El día de los primeros goles oficiales de Diego. Enrico volvió a hacerlo ingresar en el comienzo del segundo tiempo y Maradona rompió el 1-1 parcial. El cronista Juan Carlos Morales dijo: “Porque en un partido lento e impreciso, apareció Maradona y dio una lección de fútbol hábil e inteligente. Bajo su comando… Argentinos concretó un abultado triunfo… El local decayó anímicamente en los últimos diez minutos. En ese lapso Maradona trasladó a la red su dominio del juego”. Fue calificado con un nueve y por primera vez, sus rulos al viento aparecieron al pie de la síntesis del partido. Fue la figura del encuentro disputado en Mar del Plata.

DDMARA0755

Argentinos 3-0 Central Norte (21 de noviembre)
Diego volvió a comenzar como suplente e ingresó tras el descanso, con el partido 0-0. Aunque su presencia fue importante para aprovechar la superioridad numérica (el equipo salteño sufrió dos expulsiones), su aporte esta vez no fue tan decisivo. El cronista Jack Barski lo calificó con un cinco y consideró que el partido fue “mediocre”.

All Boys 4-1 Argentinos (24 de noviembre)
Por cuarto partido consecutivo, entró en el comienzo de la segunda etapa, cuando su equipo perdía 1-0. Pero ni siquiera él pudo revertir la situación. All Boys goleó 4-1 en Floresta y Diego recibió un cuatro de calificación. Según el periodista de El Gráfico Juan Carlos Mena, “la fuerza y la fricción que desplegó la visita no sirvieron para esterilizar la mejor predisposición mental, anímica y técnica de All Boys”.

banco

Colón 0-0 Argentinos (1 de diciembre)
Después de la dura derrota en el interzonal, Enrico entendió que debía cambiar y le dio la titularidad a Maradona ante el Colón de Juan José Pizzutti. El cronista Ernesto Patrono consideró que el partido fue “malo” y lo analizó así: “sin ningún tipo de matices. Nada. Los dos jugaron como si los arcos no existieran… Abundaron los choques, las imprecisiones y las caídas, pese a que no hubo marcas pegajosas”. No destacó de manera especial el trabajo de Maradona (jugó los noventa minutos) pero lo calificó con un seis.

Argentinos 1-1 San Lorenzo (5 de diciembre)
Diego volvió a ser titular y a jugar el partido completo. Para Raúl del Campo, su trabajo mereció un seis y así lo elogió en su crónica: “En el segundo tiempo, Argentinos apretó las marcas en el fondo, permitiendo la levantada de Fren y los chispazos de Maradona, quien cada vez que se encontró con la pelota la administró inteligentemente, complicando la tarea defensiva rival”.

Talleres 5-0 Argentinos (8 de diciembre)
Para Enrico, Maradona ya era titular. Ante el mismo rival de su presentación, Diego sufrió una derrota muy dura. Sin embargo, el cronista Diego Acosta lo calificó con un siete y en el análisis del juego destacó la enorme superioridad cordobesa desde el comienzo mismo del juego.

Aquel Nacional se disputó en cuatro zonas y Argentinos finalizó cuarto en el grupo D, muy lejos del segundo puesto, que otorgaba un lugar en los cuartos de final. De dicha zona, fueron Talleres y Newell’s los que clasificaron a la segunda fase del único campeonato de todos los tiempos cuya final protagonizaron River y Boca. Diego Maradona jugó 11 partidos en total y marcó dos goles. Según El Gráfico, terminó con un promedio de poco más de seis en su calificación, aunque más allá de cualquier número ya había dejado claro que estaba destinado al cielo.

la jornada750