Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

st apuEs extraño que el primer acuerdo de cooperación entre un club alemán y otro inglés haya sido el del St. Pauli y Stoke City. La curiosidad reside en que hayan decidido colaborar uno de los clubes de identidad política más marcada, junto a su apego al fútbol más tradicional, y un club inglés que pertenece a una conocida casa de apuestas. Quizá en esta disparidad esté la belleza del convenio. Pese a que el Stoke City esté en manos de una casa de apuestas, signo evidente de que los tiempos en el fútbol han cambiado, no debemos olvidar que se trata del segundo club en activo más antiguo del mundo. Se juntan los valores culturales, políticos y sociales del St. Pauli con la tradición más clásica del fútbol británico envuelta en una oda al deporte más comercial. Muchos aficionados a la entidad que reside en Hamburgo no estarán muy de acuerdo con este pacto, pero tras esta nueva relación existen razones de peso para que ambas partes salgan beneficiadas.

¿QUÉ QUIERE EL STOKE CITY DEL ST. PAULI?

El Stoke City es un equipo de media tabla, sus aspiraciones a lo largo de la temporada son llegar lejos en las competiciones coperas y dar algún susto a los grandes. Sobre todo en casa, en el bet365 Stadium. No tienen ningún problema económico, les llueve el dinero de sus propietarios y además viven bien bajo el paraguas de los derechos televisivos de la Premier League. En las últimas temporadas han sacado la billetera para firmar a Joe Allen (15,5 kilos), Berahino (14 kilos), Imbula (24 kilos) o Shaqiri (17 kilos). Por lo tanto, ¿por qué necesita el Stoke al St. Pauli? El conjunto de Stoke-on-Trent quiere tener una comunión entre la ciudad y el club como la que sí tienen los alemanes. No se trata de un problema de afluencia en su estadio, ya que la pasada temporada acudieron 27.433 aficionados de media para un total del 98,2% de la capacidad que posee el estadio. El Stoke desea ir más allá, quiere acudir a sus barrios y potenciar las bases de su escuela. Algo que precisamente maneja perfectamente el St. Pauli. Tony Scholes, directivo del Stoke, ha señalado que ambos clubes están muy arraigados en sus comunidades locales.

Además de esta comunión entre afición y club, el Stoke está muy lejos en cuanto a repercusión mundial de lo que supone el St. Pauli. Pese a que uno pertenezca a la Premier League y sea la liga más vista del planeta, el equipo que milita en le segunda división alemana es más conocido. Esto se debe a la personalidad del St. Pauli, están muy identificados con una manera de comprender el deporte y sus valores, y esto hace que todo aquel que comparta su estilo de vida y manera de pensar se familiaricen con el club. Esto es algo que el Stoke no posee y además no se puede comprar. Por eso mismo necesita su ayuda, quiere ir más allá de lo que significa el propio fútbol y todo el mercado que le rodea. Efectivamente, resulta muy paradójico que este sea el pensamiento de una entidad que pertenece a una casa de apuestas, de ahí que este acuerdo sea tan sorprendente.

¿QUÉ QUIERE EL ST. PAULI DEL STOKE CITY?

El St. Pauli no necesita más apoyo de su hinchada, posee de sobra, ni tampoco ser reconocido como símbolo global. Más de 500 peñas en toda Europa avalan a la entidad y cada vez parecen ir a más, ya que son muchos los aficionados que se identifican con sus valores y no con todo lo que impregna el fútbol negocio. Tampoco es un tema de merchandising, ¿quién no tiene un colega o conocido con la camiseta del dibujo pirata? A nivel futbolístico el St. Pauli está muy lejos de las cifras que maneja el Stoke, uno de sus fichajes más caros en la historia se ha llevado a cabo esta misma temporada. El turco Cenk Sahin, procedente del Basakshehir, ha llegado a Hamburgo por 1.3 millones. Unas cifras que para el ellos son muy importantes, pero para su nuevo aliado no tienen mucha relevancia. El St. Pauli a través de este acuerdo busca obtener jugadores de calidad que si no fuera a través del Stoke le resultarían muy difíciles de adquirir. Pese a ser un club de gran relevancia social, a nivel futbolístico es la modestia personificada.

Es por eso que la solidez económica del Stoke y su capacidad para atraer futbolistas le resulta de gran interés al equipo alemán. Todavía es pronto para afirmar nada, pero quizá el conjunto inglés ceda a jugadores jóvenes o aquellos que no poseen muchos minutos al fútbol alemán. De esta manera las dos partes podrían salir beneficiadas. Ewan Lienen, director técnico del St. Pauli, ha afirmado que esperan el valor añadido que supone el scouting del Stoke en todo el mundo, pero también aprender de la formación de entrenadores y su academia. En el mes de julio se celebró en Hamburgo una cumbre del G-20, varios aficionados del St. Pauli protestaron en su contra y el propio Lienen se unió a la protesta. Más allá del apartado meramente deportivo, el pacto también verá potenciado el aspecto del marketing y merchandising de ambos clubes. Como hemos dicho antes, el St. Pauli no necesita darse a conocer pero el foco de la Premier League ayuda a la expansión de la entidad. El acuerdo se cerró sobre el césped del Millerntor Stadium celebrando un amistoso entre las dos partes. Ya veremos en qué termina todo este hermanamiento, pero es curioso cómo se han unido el fútbol más tradicional y el moderno.