Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Por decisión del gobierno nacional, hasta las elecciones del 22 de octubre, el fútbol argentino debe seguir siendo para todos. Ya habían conseguido que las empresas que compraron los derechos aceptaran regalar, durante unas semanas, el servicio por el que van a cobrar 300 pesos por mes. Faltaba hacer algo para los millones de argentinos que no tienen cable. El viernes, de apuro, antes de que arrancara Tigre-Vélez, instalaron en la sede de ARSAT una antena de DirecTV para retransmitir esas señales en la Televisión Digital Abierta (TDA), de la forma más precaria posible.

A la estación terrenal de Benavídez, desde donde se controla la TV digital estatal, llegó una parabólica del proveedor de TV satelital, comprada en Mercado Libre el jueves a la noche por el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos que conduce Hernán Lombardi. Contra reloj y contra la tormenta que amenazó con arruinar el comienzo del fútbol se hicieron las conexiones necesarias para cumplir el deseo presidencial.

El titular de ARSAT, Rodrigo de Loredo, habló después de la primera fecha para sacar rédito política de la situación en la que lo metieron sus superiores. No dio detalles de las transmisiones pero prometió, falsamente, que seguirían hasta fin de año. Las empresas dueñas de los derechos emitieron un comunicado conjunto para desmentirlo a la vez que confirmaron que la TDA transmite los partidos sin su autorización.

TNT y Fox se opusieron desde un principio pero, cuando les recordaron que era una orden de Casa Rosada, aceptaron aclarando que no iban a facilitar sus señales aunque bien podían mirar para otro lado, mientras el Estado le pirateaban la transmisión. Las pocas personas que se enteraron de todo esto haciendo zapping deben haberse sorprendido de encontrar a TNT Sports donde está Arpeggio, una señal de música clásica, en el 24.03 de la grilla, y a Fox Sports Premium en el 22.03, el lugar de TaTeTi, un canal infantil.

La misma sorpresa se llevaron los dueños de esos canales quienes descubrieron, sin previo aviso, que su programación se va a levantar cada vez que haya un partido, hasta que se resuelva la compulsa electoral. Ambos señales dejarán de emitirse en la TDA a partir de octubre y sus lugares en la grilla serán licitados. Mientras, servirán para que los que no acceden a la TV paga también puedan entretenerse antes de ir a votar. Eso parece ser lo más importante, hoy por hoy, para el gobierno.