Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Y de repente resurgió Perú. Cuando ya parecía que Brasil, Colombia, Uruguay, Argentina y Chile se quedarían con los boletos a la Copa del Mundo y al repechaje, la Selección que dirige Ricardo Gareca dio un par de golpes de autoridad y se metió de lleno en la pelea en las Eliminatorias más difíciles de los últimos tiempos. Es cierto que todavía está fuera de los lugares de privilegio y que faltan tres partidos, sin embargo, el pueblo peruano tiene con qué ilusionarse. O por lo menos, merecen hacerlo después de décadas de penurias.

Peru Teofilo CubillasEn estas Eliminatorias en las que a tres fechas del final hay cinco puntos de diferencia entre el segundo y el octavo, puede suceder de todo. Porque ya sucedió todo. Ecuador sacó doce puntos en los primeros cuatro partidos y ocho en los otros once. Argentina ganó en Chile y Colombia pero perdió de local con Ecuador y Paraguay. Brasil ganó diez partidos consecutivos después de dormir afuera tras la sexta fecha. Paraguay sumó la misma cantidad de victorias de local que de visitante. Uruguay lleva cuatro sin ganar. Por eso, Perú puede clasificar a Rusia 2018. Pero no sólo por eso, sino también porque tiene un equipo capaz de hacerlo.

Ricardo Gareca llegó a la dirección técnica en 2015, después de Pablo Bengoechea, quien había sido ayudante de campo de Sergio Markarián. El uruguayo hizo un buen trabajo, respetando la tradición futbolística nacional y generando una renovación necesaria. Pero no tuvo la suerte de jugar una eliminatoria pareja como esta y quedó eliminado mucho antes del final. En la clasificación para Brasil 2014, Perú sumó en 16 partidos cinco puntos menos de los que tiene ahora en 15.

El ex Vélez fue respetuoso del trabajo de Markarián y mantuvo la línea. De hecho, su participación en la Copa América 2015 fue idéntica que la del charrúa en la de 2011. La Blanquirroja sorprendió y en ambas finalizó en el tercer lugar con idénticas campañas: tres triunfos, un empate y dos derrotas, con ocho goles a favor y cinco en contra. En Argentina, eliminó a México y Colombia, mientras que en Chile dejó en el camino a Bolivia y le ganó a Paraguay en el duelo por el tercer lugar. Es decir que el equipo que hoy juega las Eliminatorias ya ha conseguido muy buenos resultados.

Gareca DT PeruA diferencia de otras Selecciones que hoy atraviesan un buen momento, Perú no ha tenido resultados en categorías juveniles. Nunca en su historia se clasificó a un Mundial sub 20 y solo dos veces lo hizo a un sub 17 (una fue como local). Lo que tiene hoy Gareca es una buena mezcla de experiencia y juventud. Edison Flores y Paolo Guerrero personifican esa combinación.

En el último partido frente a Bolivia, el equipo incaico no mostró su mejor nivel pero ganó, algo que no es menor para un seleccionado que muchas veces perdió puntos en partidos que parecían ganables. El nuevo orden se apoya en una dupla de centrales cada vez más confiable. El capitán Alberto Rodríguez y Christian Ramos se complementan a la perfección y otorgan una seguridad clave. En los laterales, Luis Advíncula es garantía de proyección y desborde y Miguel Trauco intenta complementarlo, aunque en el último juego no tuvo una buena actuación.

En el centro del campo, contra Bolivia jugaron Pedro Aquino, Edison Flores, André Carrilo y Christian Cueva, una línea media que podría completar Yoshimar Yotún. Ese medio tiene una buena dosis de sacrificio y juego. Cueva es el líder futbolístico del equipo y le sumó gol. En tanto, Carrillo, otorga desequilibrio individual y profundidad. Ambos son las usinas de fútbol de Perú. Además, Flores se ganó un puesto gracias a sus apariciones importantes: marcó contra Uruguay y Bolivia. En la delantera, tiene categoría europea. Jefferson Farfán y Paolo Guerrero son los titulares indiscutibles y Raul Ruidíaz es el primer recambio.

Peru festejo 2017Como para sumar un dato color al buen momento de la Selección albirroja, en el partido del jueves contra Bolivia, se quedó con el título de campeón del mundo no oficial que el conjunto del altiplano le había ganado a Argentina en La Paz. Es la octava vez en la historia que ostenta ese galardón honorario.

Con tres partidos por jugar, Perú depende de sí mismo para regresar a un Copa del Mundo después de 36 años. Jugará en Quito frente al peor Ecuador en años, luego visitará a Argentina, un adversario al que ya supo amargar en casa ajena (en 1969 lo dejó afuera del Mundial de México 70), y cerrará las Eliminatorias en Lima frente a un rival directo como Colombia. Está muy difícil, pero nadie le quita la ilusión a un pueblo que en otras épocas se acostumbró al brillo futbolístico y hoy vive de la esperanza.