Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

El artículo 655, párrafo 4 del Reglamento de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) de Francia dice así: “El límite de edad para ejercer la profesión de entrenador de fútbol se fija en 65 años. Ningún contrato de entrenador será registrado en favor de un entrenador que supere esa esa edad”. Esa regulación, poco conocida fuera de Francia, lleva vigente más de tres décadas en el fútbol galo y ahora volvió a ponerse en discusión con el regreso de Claudio Ranieri, quien cumplió 65 años el 20 de octubre, a la Ligue 1 para dirigir a Nantes.

Dicho al pasar, que a Marcelo Bielsa no le vaya demasiado bien en su nueva aventura en Lille. El Loco está por cumplir 62 años y solo le quedarían tres temporadas en la Ligue 1 según este reglamento. La “ley Bielsa” de no quedarse mucho en un club, nunca estuvo más de dos temporadas en un mismo equipo, debería evitar que su situación llegue al caso de Ranieri.

nantes

Para conseguir a su nuevo entrenador italiano, el equipo del oeste francés no sólo debió ofrecerle un jugoso contrato, a la altura del campeón de la Premier con Leicester, además tuvo que pedir una exención de aquella reglamentación para inscribir el acuerdo con el italiano. En el pedido, Nantes utilizó como jurisprudencia el caso de Guy Roux que en 2007, cuando tenía 68 años, fue contratado por RC Lens.

La LFP primero invalidó ese acuerdo. En aquella ocasión, el debate social llegó hasta el presidente de la Nación, Nicolás Sarkozy, quién “deploró” la reglamentación. Luego, siguiendo la legislación europea vigente que “prohíbe la discriminación por edad en la contratación”, la Federación permitió que Roux asuma en el conjunto del norte de Francia.

Aquella vez como ahora, que el Comité de Asuntos Jurídicos de la Federación aceptó hacer una excepción con Ranieri, se decidió dar una solución individual al conflicto pero discutir el reglamento. La debatida norma se instaló en los años 80 “a pedido del sindicato de entrenadores que quería proteger a sus adherentes”, nos contó el corresponsal de Un Caño en Francia, Jean Claude Freydier. “Se definieron reglas laborales al igual que en otras profesiones: horarios de trabajo, vacaciones pagas y jubilación obligatoria a los 65 años”, explicó.

leicester

Es valorable que los entrenadores puedan jubilarse, como cualquier trabajador, a los 65 años pero no parece muy del siglo XXI prohibirles trabajar a partir de edad si quieren hacerlo. El siempre disonante Raymond Domenech afirmó que el gremio de entrenadores (UNECATEF) que preside está en contra de habilitar a Ranieri, aunque lo acepta. “No podemos intervenir en este asunto. Es el Comité de Asuntos Jurídicos el que aprobó la decisión a pesar de las regulaciones existentes. Nosotros, la UNECATEF, no le habríamos concedido la exención a Claudio Ranieri. Tampoco si fuera un entrenador francés”, aclaró.

Domenech recordó el caso de Roux y aprovechó para elogiar a Ranieri. “Los entrenadores que eleven el nivel son bienvenidos en Francia. Es algo bueno para la Ligue 1”, sostuvo. Pero, a la vez, se mostró inflexible sobre cumplir con las leyes, incluso cuando no son justas. “Nosotros seguimos las reglas laborales. Aunque sabemos muy bien también que el artículo 655 no hace honor a la justicia”, admitió. Entonces, nos preguntamos: Si algo no es justo, ¿vale la pena cumplirlo? Habría que preguntarle a los sabios.