Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

The Oldest. 9.15 AM. 14 de mayo de 2018.

rapa 350Antes de narrar los temas que se trataron en la reunión, una digresión de quien firma estas líneas. Cuando regresaba a casa con Colonna comentamos que, durante la charla de sumario, se habían tocado decenas de temas, pero nos sorprendió que dos asuntos “centrales” del fin de semana y que explotaban en los canales deportivos de lunes, no habían sido ni siquiera mencionados: la lista de 35 jugadores de Sampaoli para el Mundial y la supuesta cargada del juez Rapallini a los jugadores de Boca durante el partido con Huracán. Fue curioso darse cuenta de eso. ¿Somos extraterrestres? ¿Somos snobs? ¿Tenemos tantas cosas importantes para conversar que nos olvidamos de la agenda del día? ¿Nos funciona mal el termostato para saber qué es lo que la gente quiere leer? No hay una respuesta para lo ocurrido. Sólo comentamos lo que ocurrió y que a Colonna y a mí nos llamó la atención darnos cuenta de que nuestra agenda deportivo/cultural pasa por otro lado que la del común de la gente o de la de los medios dominantes. O más aún: ¿al común de la gente le interesa esa agenda porque los medios dominantes le martillan la cabeza? ¿Qué es primero, el huevo o la gallina? Insisto, no hay respuestas. Sólo preguntas. Si algún lector nos quiere ayudar a entender, se lo agradeceríamos.

Dicho esto, vamos a lo nuestro.

a350La reunión arrancó con un pormenorizado análisis de Mancuso y Colonna sobre la serie The Bridge (en inglés), Broen (en danés) o Bron (en sueco). Se marcaron las diferencias entre las versiones realizadas en Dinamarca y Suecia (una coproducción) y la yanqui (de FOX). No vamos a entrar en detalles para no spoilear la serie, pero coincidimos en que la europea era más lograda en todo sentido que la estadounidense. O sea que no descubrimos nada, ya que una es una mera copia de la otra, pero con todos los clichés que convierten a los mexicanos (o sea a los latinos) en unos corruptos repugnantes y en los dueños de las peores pestes del mundo.

Luego pasamos a un paso de baile entre Andy Kusnetzoff y Juan Pablo Varsky en el intermedio de un programa a otro. Resulta que Andy se definió a sí mismo como un especialista en Los Beatles y aceptó someterse a una prueba en la que fracasó una y otra vez. La cuestión venía a cuento de la cantidad de veces que escuchamos a periodistas (a nosotros mismos, porque no nos excluimos) pontificar sobre algunos temas sin tener la menor idea de lo que estamos hablando. Y pasamos a otro tema.

Seguimos desarrollando la cuestión cultural y Cheb contó que había leído un relato de Sacheri, Papeles en el viento, en el que uno de los protagonistas era un periodista llamado Armando Prieto. Nos sorprendió la coincidencia con las vocales con Fernando Niembro. Quedó pendiente preguntarle a Sacheri si era una casualidad o si se había inspirado en el journalista menemista- macrista-PRO para componer al personaje. Cheb comentó que el dólar abría a 24,80.

desnudos350Luego hablamos sobre la nota de la agencia PRESENTES que publicó el fin de semana Fabián Mauri sobre el fallido spot cuanto menos homofóbico de TYC Sports sobre el Mundial de Rusia. Destacamos la nota de Franco Torchia y coincidimos con que el tema se nos había escurrido entre los dedos y que deberíamos haber escrito algo de nuestro propio cuño para sentar posición. Se abrió la puerta para hacerlo esta semana. Uno de los ejes podría ser que el spot en sí mismo es una mierda por decenas de razones, pero una que no se abordó es que se toma en joda un tema que en Rusia genera detenciones, torturas, campos ilgales de detención en Chechenia y hasta muerte. Sería como tomarse en chiste, en 1936, la represión nazi hacia los judíos o hacer una broma en 1920 sobre el genocidio turco contra el pueblo armenio. Y lo peor de todo, se dijo, era que seguramente los creativos publicitarios y las autoridades de canal, lo pusieron al aire pensando que estaban haciendo algo que colaboraba para la igualdad de género. Una cosa es equivocarse y otra muy diferente ser ignorante. Siempre la ignorancia es más peligrosa.

Mientras el dólar trepaba a 25,50 pesos, hablamos sobre que cada puesto en la Premier League se paga con 2 millones de libras. O sea: el primero gana 40 millones.Y el último, 2 millones. Yo dije que eso era injusto y que en realidad el último es el que debería recibir más plata para así reforzar su plantel y tener un equipo más competitivo en la temporada siguiente. Los capitalistas del grupo se rieron de mí y me dijeron: “claro. Estás 15 en la fecha 30 y empezás a perder todos los partidos para ganar más plata. Así, en determinado momento, todos jugarían para perder”. Tenían razón y me dejaron dando vueltas como un molinete. Cheb dijo que en realidad lo más justo para equiparar fuerzas era establecer topes salariales. Y yo contraataqué (me había quedado con la vena hinchada) que eso era muy fácil de trasgredir imputando otros conceptos, como por ejemplos gastos de representación o publicidad.  Me dieron la razón y recuperé la autoestima que había sido cascoteada.

mudo350Sin saber muy bien por qué se le cuestionó a Cheb que hace dos años que está proponiendo una nota sobre Héctor Jorge El Mudo Cassé, aquel arquero de Temperley que también atajó en Gimnasia, Quilmes, Douglas Haig, Deportivo Maipú, Central Córdoba de Santiago del Estero, Belgrano de San Nicolás y Atlanta. El tema era que Cassé, en realidad, era sordo pero todos le decían el mudo. Didonato dijo que en verdad le deberían haber dicho el Hipoacúsico Cassé. Y Mauri cerró con que no veía el problema en que un arquero fuera sordo o mudo. Que una dificultad real sería que fuera ciego o manco. Y ahí recordamos una nota que escribió Cheb sobre la historia de un arquero manco.

Damián comentó que le habían chimentado que si a Sampaoli le llegaba a ir mal en el Mundial, el próximo técnico ya elegido sería Mauricio Pochettino. “Le pidieron que no firmara nada hasta después del Mundial”, comentó. Yo dije que era raro porque Sampaoli tenía contrato hasta el Mundial de 2022 y ahí otra vez todos se me rieron en la cara. Colonna le puso palabras a la gastada: “Si, claro, Argentina se vuelve en primera ronda o la saca Perú en octavos y Sampaoli va a seguir siendo el técnico de la Selección”. Yo puse cara de circunstancia y dije que no estaba tan seguro de que lo fueran a echar por más que le fuera mal. Y todos se siguieron riendo de mi candidez.

Mauri irrumpió para cortar las risas con una sentencia que inicialmente sonó disparatada: “No tiene sentido que haya un campeón”. Y agregó: “Y mucho menos que los jugadores aparezcan con esos gorros ridículos forzando un festejo”. “La tabla es una idiotez”, dijo Mancu. “Es lo mismo que los millonarios festejen porque tienen más plata que los demás”, aportó Colonna sobre el título de Boca y sumó al PSG y a la Juventus. “No estoy de acuerdo. Hay que festejar”, sostuvo Didonato. “Sólo hay que festejar si ganás el título en el último partido o en un torneo corto”, afirmó Cheb. Y nos aburrimos del tema porque no daba para más. Ahí fue cuando Mauri dijo que nos debíamos ocupar del postfútbol. Todo le preguntamos qué era el postfútbol y dijo que es un concepto que no inventó él. “Ya se desarrolló en España”, agregó. No se profundizó el tema, como muchas veces pasa en la reunión. Seguramente se retomará en otro momento.

macriCheb cambió abruptamente el foco al plantear que en la semana se iba a ocupar de los clubes que estaban obligados a ganar. Dijo que el Barcelona había obtenido hasta el 92 una sola Champions y que sin embargo, ahora, si no la ganaba se consideraba que la temporada había sido un fracaso. Mauri preguntó si había ganado una Champions o una Copa de Campeones. Yo dije que era más o menos lo mismo y Colonna me corrigió: “Para nosotros es lo mismo, pero para los estadistas no”. Yo pregunté: “¿Estadistas?”. Y Cheb agregó: “Estadígrafos, Chris. Estadista es Macri”. Y ahí pasó de todo: Mancuso escupió el café por la nariz, Colonna se cayó de la silla, Mauri sufrió una baja de presión, Didonato se dejó caer sobre la mesa y se hizo un corte de dos centímetros en la frente que debimos suturar y a mí me agarraron temblores y se me cayó el teléfono dentro de una cubetera. Al ver el efecto causado, Cheb nos guiñó un ojo. Ah… el dólar, a esa altura, se había acomodado cerca de los 25 pesos.

Comenzamos a diseñar la semana y le asignamos a Colonna escribir sobre lo que ocurriera con Boca el miércoles. Y nos trenzamos en una discusión inútil, como casi todas las que abordamos. Didonato dijo que él deseaba que pasara Boca porque quería que a todos los equipos argentinos les fuera bien. Yo dije tímidamente que, si fuera Palmeiras, lo sacaba a Boca de competencia, porque en los cruces sería un rival peligroso. Discurrimos sobre ganar, jugar para perder, el respeto a los rivales, el alcance inmoral de dejarse ganar y la mar en coche y no llegamos a ningún acuerdo. Yo lo único que dije fue que Palmeiras debía hacer lo que más le convenía para ganar la Copa Libertadores y que eso era parte del fútbol. Ya le había superado a Boca en la Bombonera y ya había ganado los puntos que necesitaba. Y que Boca no debía poner la carga de la prueba en el equipo brasileño porque los que nos sumaron para depender de otros fueron ellos. Si Palmeiras regalaba el partido contra Junior no sólo estaba en su derecho sino que además se había ajudicado esa posibilidad adentro de la cancha. Se cuestionó mi opinión aduciendo de que estaba reñida con el espíritu del juego. Y yo le dije que en el fútbol uno debe buscar mejorar sus chances dentro de la legalidad. Y perder un partido era legal. Y sostuve además que Boca no debería patalear tanto por la actitud del Palmeiras porque alguna vez, cuando se vio en ese lugar, empató con Oriente Petrolero de local para dejar afuera a River. Por eso, si no quería depender de nadie le hubiera ganado o empatado con el Palmeiras de local o se hubiera traído los tres puntos de Colombia en lugar de conformarse con un empate, y haciendo tiempo. Todos estos asuntos quedaron pendientes para el jueves. Colonna nos ofrecerá una buena nota.

Y ya se estaba haciendo el mediodía. Y estábamos listos para encarar otra intensa semana de trabajo. El dólar estaba 25,37 y el riesgo país (¿se acuerdan?) trepó hasta los 500 puntos. Ah… y hoy vencen las Lebacs. Agarrate Catalina que tenemos que cabalgar. Cualquier relación con el pasado ¿es mera casualidad?

Hasta el próximo martes.