Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Marcelo Gallardo transita un exitoso ciclo como entrenador de River Plate y uno aún más destacado diagnosticando, con la precisión de su pegada de futbolista, las fragilidades del fútbol argentino. Hace unos días, en una recomendable entrevista con el suplemento “El Enganche”, de Página/12, se refirió a cómo las presiones de los medios llegan hasta el fútbol infantil y deforman a los jugadores desde el comienzo.

“Acá se genera una carga tremenda hacia el que tiene talento. Los medios de comunicación influyeron mucho en eso. Antes vos tenías que recorrer el fútbol juvenil, tenías que ir de cancha en cancha y estaban los comentarios de los que seguían a las inferiores de los pibes que se destacaban. Y recién ahí sabías. Hoy aparece un pibe de ocho años que hace tres goles en un partido y lo ponen todo el día en ESPN“.

echeverriLa referencia a la cadena deportiva de Disney no es casual. Fue esa señal la que hace unos meses comenzó el furor por Claudio Echeverri, un pibe categoría 2006 de River, googlear su nombre es toda una experiencia, que se divierte mucho jugando a la pelota. ESPN no tiene nada con Echeverri ni nada contra River. Ayer se preguntaba si Matheus Pedro Barreto (12 años, jugador Fluminense) es el próximo Neymar. Ellos venden. A los medios les encantaría que todos los  grandes tuvieran su “Echeverri” para poder hacer negocios también sus gambetas infantiles. El público, orgulloso de sus inferiores pero contraproducente con ellas, viraliza esas imágenes, y el medio responde a esa demanda con más videos. ¿De quién es la culpa?

“Tener que lidiar con esa carga es mucho más complejo de lo que parece, porque antes no pasaba. A nosotros nos gustaba la pelota, nos veían los entrenadores y nuestros padres y jugábamos todo el tiempo. Tenías la ilusión de llegar alguna vez a Primera División y dedicarte a ser futbolista. Pero era un deseo tan intenso y lo deseábamos tanto, que hacíamos todo por eso. Hoy se perdió esa esencia de nuestro fútbol, se perdió esa ilusión, ese deseo. Hoy antes de jugar en el equipo del que son hinchas o en un equipo de acá, prefieren irse a Europa”.

El Gallardo analista suele superar al entrenador. Habría que escucharlo más seguido.