Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

nota bis 350En un lúdico ejercicio de periodismo de anticipación la revista El Gráfico, en 1976, incentivaba la imaginación de sus más jóvenes lectores presentando un artículo que mostraba cómo serían, según Ante Garmaz*, las camisetas de fútbol en el todavía lejano siglo XXI.

En aquellos tiempos, si bien la tecnología había producido cambios en la calidad de las prendas y los vaivenes de la moda influían en el modo en que debían usarse -más holgados o más ajustados- los pantaloncitos, los diseños de las camisetas  -la disposición de sus colores, sus variantes- permanecían inalterables desde los albores del profesionalismo.

Ni siquiera en las casacas alternativas se arriesgaban propuestas innovadoras. Para dar un ejemplo del conservadurismo reinante, basta recordar el pequeño escándalo que causó la fugaz aparición de los pantalones de dos colores que tímidamente empezaron a lucir algunos equipos en 1972. Los de Boca eran azul atrás y amarillo adelante, los de River eran blancos con una ancha franja roja  -a la manera de la camiseta del Ajax- atrás y adelante. Duraron lo que un suspiro.

river-350-200x300Garmaz vaticinó que las indumentarias futboleras en el año 2001 tendrían necesariamente que ponerse a tono con la magnitud que los espectáculos adquirirían en el porvenir y presentarse con “más luz, más vida, más color”.

Para River Plate anticipó que “La tradicional banda se ondulará completamente, aunque no perderá su inclinación. La misma se repetirá a manera de ribete, en cada manga. Los botines serán blancos con vivos rojos”.

Para Racing y San Lorenzo pronosticó el fin de las franjas verticales y su reemplazo por otras en diagonal. Para Huracán pensó en usar el globito repetido tres veces, a la manera de enorme botón, en el centro del pecho. Para Independiente, sostuvo que “una gruesa banda blanca en las mangas y sobre la cintura dará al buzo stretch de los rojos una nueva dinámica”. La imaginó, además, con una letra “I” gigantesca sobre el pecho. Vélez tampoco quedó al margen de la vanguardista renovación del nuevo siglo: sobre su remera, azul en el pecho, la “V” se formaría con dos angostas franjas blancas. Debajo de las cuales dominaría un pleno color celeste.

boca 350En la de Boca, aseguró que “desaparecerá una de las banda azules de la camiseta. Esta se formara con el azul de los pantalones. Un imponente escudo sobre el pecho. Las medias tendrán a modo de banda un toque  de estruendoso amarillo”.

Es fácil sacar conclusiones con el diario del lunes, pero salvo con la camiseta de Boca (que en 1998 usó una Nike muy parecida a la imaginada por Garmaz) el hombre no acertó demasiado.

Lo que no tuvo en cuenta para nada el visionario diseñador, fue la invasiva aparición de la publicidad sobre el pecho, las mangas, las medias y los pantaloncitos de los jugadores. Resulta extraño que Ante Garmaz, justamente él que era un maestro de los chivos publicitarios, dejara escapar ese detalle. Pero de todos modos le agradecemos la iniciativa. En la infancia nos sirvió para fantasear con un futuro, que lamentablemente ya pasó.

*Garmaz, Ante:  Nacido Antonio Jorge Garmaz en 1928, en Croacia, desarrolló en la Argentina su carrera de modelo, diseñador, conductor y pintoresco personaje de la farándula. Famoso por su colección de corbatas, era fanático de Boca y su máximo deseo –jamás cumplido– fue presidir el club. Murió en 2011.