Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

San Spiga, infatigable trabajador de la imagen y amigo de esta redacción, se fue a Barcelona para hacerle un homenaje en vida a Lionel Messi, en las mismas calles de la ciudad desde la que lleva tantos años distribuyendo alegría para todo el planeta. Un homenaje artístico y callejero, como los que sabe hacer.

Luego del hermoso laburo que hizo para celebrar a Diego Armando Maradona, en Paternal y en Nápoles al mismo tiempo,  ahora San Spiga se encargó de poblar los rincones de la Ciudad Condal con pequeñas imágenes, algo así como estampitas callejeras, de Messis diversos. Instantáneas de su infancia, de sus goles y de sus talento. 

Además, obviamente, aprovechó para verlo jugar. Fue al Camp Nou a presenciar la victoria de Barcelona ante Sevilla, con recital de Lio, y a tratar de dejar alguna de sus mini obras en las paredes del estadio. Le pedimos que nos cuente como fue su experiencia y nos dijo esto: 

“Una vez, en el norte argentino, pregunté donde quedaba la quebrada de Humauaca. “Estás en la Quebrada de Humahuaca”, fue la respuesta.

Ayer fue, ¿qué parada es la del Camp Nou?. “Donde se bajan todos, salame”, hubiera sido la respuesta merecida. Pero no, me dijeron amablemente el nombre de la estación.

Me parecía gracioso lo del mini homenaje, pero me lo terminé tomando con mas emoción de la que pensaba. Estoy en Barcelona pegando fotos de Messi por ahí. Eso es arte urbano, o algo así.

Mucha policía. muchísima. Actúo con celeridad. Un viejito de boina me mira mal. Bueno, a todos los turistas los miran mal. Los entiendo.

Los nenes nórdicos son los únicos que me piden quedarse con la figurita recortada.

La tijera en el fondo de la mochila pasa el control. La plasticola no. Entro a ver el partido de futbol mas playstation de mundo. En realidad es como un flipper. Los de azul y rojo juegan al flipper con los de blanco.

Lio clava un tiro en el travesaño, pica y sale. El Chipi Barijho hizo lo mismo en el mismo estadio, solo que a él se lo cobraron. Además de ese gol, le afanó una cadenita a Bogarde, jugador del Barsa de ese entonces, en pleno partido. Le quiero hacer un mural al Chipi. A Bogarde nadie le debe querer hacer un mural.

Hay banderas y camisetas de todo el mundo. Messi es mundial, Barcelona es mundial y a los hinchas del Barcelona no les preocupa mucho el Mundial.

La tribuna grita ¡D-FENSE!, como en la NBA.

Messi hace de todo en la cancha. Gambetea, mete pases de película, hace un gol. Hace otro.  Me lo pierdo por sacarle fotos a una japonesa tapándose de la lluvia con una bolsa de Carrefour. Pensaba que eso era lo mas parecido a una cancha en Argentina que ví en toda la tarde.

Repaso los goles cuando estoy en el hostel. Lio querido, ojalá sigas haciendo miles, ojalá con la camiseta argentina, ojalá en un Mundial. Ojalá en el próximo. Ojalá mis sobrinos y todos los nenes del mundo se cansen de dibujarte.

Mi religión me permite un solo Dios, uno gordo y bardero.

Pero hoy me amigue con el lío que todos llevamos dentro”.


Para conocer más sobre el trabajo de San Spiga visiten sus cuentas en Facebook o  Instagram.