Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

“Me contactaron de Bolivia, pero me resultó extraño. En Football Manager me atribuyeron la nacionalidad boliviana además de la francesa, creo que tiene que ver con eso”, contó en una entrevista con Goal.com, todavía sorprendido, Rubén Aguilar, lateral derecho de Montpellier hace unas semanas. El llamado, explicó, buscaba convocarlo para esa Selección. Los bolivianos tenían el dato, sacado de la base de datos de ese videojuego, de que el padre del futbolista había nacido en la medialuna petrolera y querían darle la nacionalidad junto con un lugar en el plantel que conduce Mauricio Soria.

aguilar mixDespués de su gran actuación en el empate sin goles entre Montpellier y PSG, el primer partido en que el seleccionado parisino perdió puntos en la temporada, los canales de noticias de Bolivia comenzaron a destacar su juego y a discutir sobre si debía ser convocado para el equipo nacional. “Pienso que básicamente todo empezó con el juego. Comencé a recibir mensajes de fanáticos bolivianos después de cada partido. Y cuando jugamos con PSG esos mensajes se multiplicaron por cientos”, reflexiona Aguilar.

El dato de que había un buen lateral derecho de origen boliviano, que supo neutralizar a Mbappé (Neymar no jugó ese día luego de la pelea con Cavani), corrió rápido por el Estado plurinacional. “Aparentemente estaba mucho en la TV de Bolivia y recibí pedidos para jugar con ellos. Eventualmente tuve que hacer una declaración en mi página para explicar que no era boliviano y que no podía jugar para esa selección. Soy francés por mi madre y español por mi padre. No tengo doble nacionalidad todavía, pero quiero tenerla. Por lazos familiares podría jugar con España”, aclaró Aguilar a la vez que se postuló para pelearle el puesto a Dani Carvajal.

El propio DT de Bolivia debió asumir el equívoco y aclarar la situación en conferencia de prensa. “Es un jugador nacido en Francia, su padre es de Santa Cruz, pero de Santa Cruz de Tenerife (España), no Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)”, explicó. “Lamentablemente en algunas páginas sale con la bandera de Francia y la de Bolivia. Hemos podido corroborar que no tienen ningún vínculo con Bolivia”, se quejó Soria.

La realidad (virtual) supera a la ficción. No hay dudas.