Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

El negocio del Video*

suelto 350Mientras para AFA la televisación de los partidos sigue siendo un gran dolor de cabeza y un mal negocio, la gran revolución del video llegó a nuestro fútbol. Cablevisión —sistema de televisión por cable, exclusivo para 5.000 abonados que se desparraman desde la avenida General Paz a San Isidro y desde avenida Maipú hasta el Río de la Plata—, firmó un convenio con River y Boca para emitir sus partidos. Y están todos contentos. “Es que con nosotros si es un buen negocio”, afirma enfáticamente el doctor Raúl Aljatani, presidente de Cablevisión.

“El sistema es así: emitimos cada domingo un partido de River o Boca, según sea el local. Lo hacemos en directo para 24 canales del interior y luego, en diferido, para nuestros abonados. Antes y después del partido pasamos la nomina de los 10 auspiciantes que nos apoyan. O sea: la venta a los canales del interior, más la publicidad, más el apoyo de los clubes —no olvidar que esta es una sociedad de tres— permite un buen negocio”.

A la sociedad se está por sumar un cuarto eslabón: San Lorenzo. Es, sin duda, el gran negocio del futuro. Por un promedio de 500 pesos argentinos mensuales, Cablevisión les asegura a sus abonados 3 canales: uno cultural, uno de largometrajes y un tercero de música y deportes, más la recepción perfecta de los canales convencionales.

Frente a esta realidad uno no puede dejar de preguntarse: ¿Cuáles son las razones que hacen redituable la emisión del fútbol para los clubes cuando las imágenes llegan solamente a cinco mil personas y por qué no se puede aplicar esa política, si es positiva, a los canales oficiales para que sean treinta millones los beneficiados?

*Artículo aparecido en la edición 3368 de la revista El Gráfico del 24 de abril de 1984 – Página 20.