Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

El de 1954 es hasta hoy el campeonato de mayor concurrencia de público a los estadios en toda la historia del fútbol argentino.  El total de entradas vendidas llegó a 3.613.466 con un promedio de 15.056 por partido.

Paradójicamente esa impresionante presencia popular  no se vio correspondida por la calidad del juego, apenas discreto,  que en la temporada mostraron los equipos. La disminución de goles y  de delanteros calificados hicieron más extraño ese aluvión excepcional de espectadores.

platense 350Boca, cerrando un período de diez años sin títulos sumó por fin otra estrella  -la número quince- a su escudo. Independiente  con cuatro puntos menos fue el subcampeón y River llegó tercero. Una curiosidad: Boca perdió los dos partidos que disputó frente a Independiente y los dos frente a RIver.

La sorpresa del año la dio Platense que por diferencia de gol sobre Lanús ocupó la cuarta colocación consiguiendo 33 puntos.

En su repaso del torneo el periodista Félix Frascara (influenciado sin duda por los subcampeonatos que Banfield y Vélez lograran en 1951 y 1953) dejaba en la revista El Gráfico la siguiente reflexión:

Las distancias se han ido acortando .Ya no hay “fijas” que valgan. (River le gana 3 a 0 a Boca, va a Rosario y Central le hace 4, por ejemplo).Ya no asustan los nombres. ¿Es posible, ante la realidad hablar de grandes y chicos? Ahí está, cantándonos su verdad el cuadro de los calamares. Platense, igualado en puntaje con Lanús, otro de los “pequeños”, ha obtenido el cuarto lugar en la tabla por aplicación del gol average. Platense, sin nombres deslumbrantes, sin gran despliegue de fútbol espectacular, pero con regularidad inalterable, tuvo que cambiar hombres en su alineación pero no disminuyó el rendimiento del equipo y llegó al término del certamen con ese honroso cuarto puesto que es el reflejo de la capacidad futbolística y del espíritu de compañerismo que campea en sus filas.

El mayor de los chicos

Ese cuarto puesto de Platense en 1954, y la circunstancia de que era hasta ese momento el único equipo chico que participaba de los campeonatos de AFA desde el inicio del profesionalismo en 1931 que no había descendido, ubicaba al equipo de Saavedra en el séptimo puesto de una hipotética tabla general del profesionalismo, sólo por debajo de los cinco grandes y Huracán.

tabla750

Una paradoja: al año siguiente, 1955, Platense descendió y permaneció por 10 años en Segunda División.

Fuentes: Historia del Fútbol Argentino de Editorial Eiffel -1958; Un Siglo de Fútbol Argentino de Pablo Ramirez y archivo revista El Gráfico.