Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Queda un puñado de minutos del domingo. Ya no hay mas trenes hacia Once. Los últimos transeúntes, serios, ensimismados esperan resignadamente a los también últimos colectivos de la noche. En un bar pegado a las vias, Rocky Balboa continúa su épico e inmortal combate ante Apollo Creed. Me detengo, al instante alguien se acerca.

¿Rocky 1 o 2 ?

Dos le contesto sin mirarlo, sin sacar la vista de la pantalla .

Y ya somos una decena, parados en la vereda, contando a los dos que que estaban atendiendo, ahora acodados y mirando con toda atención. ¡Qué ni se le ocurra a algún distraído recién llegado pedir un completo de mila! 

Rocky, después de haber sufrido como un tuareg extraviado y sin camello, de haber perdido sangre como un Miura, con sacrificio sobrehumano, logró levantarse de la lona antes que su rival. Volvió a ser el campeón mundial.