Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Continuamos revisando la acusación presentada en la Justicia de EEUU que en unos pocos días terminó desencadenando la renuncia de Joseph Blatter como presidente de la FIFA. Después de ocuparnos, en la primera entrega, de los directivos y empresarios involucradas en la causa, ahora hablaremos de los eventos que despiertan sospechas de corrupción.

Sudáfrica 2010. Pese a que se afirma sin parar que las elecciones de Rusia y Qatar para organizar los próximos dos mundiales de FIFA fueron compradas –hay varios medios que mostraron pruebas pero la Justicia suiza que lo investiga aún no se pronunció- la Fiscalía de EEUU no hace ninguna mención a esos dos Mundiales.

mandelablatterEn cambio, a partir del co-conspirador #16, miembro del comité organizador de Sudáfrica, afirma que se pagaron sobornos a la familia Warner para la votación de la Copa 2006, que Sudáfrica perdió, y para la de 2010, que ganó. En 2008, dice la causa, entregaron 10 millones de dólares para Blazer, Warner y otro ejecutivo de FIFA, como pago por haber asignado el Mundial al país de Mandela cuatro años antes. La Federación sudafricana ya salió a negarlo.

Es la única de las denuncias que involucra directamente a la FIFA. Se afirma que el dinero se envió desde cuentas de FIFA a otras de CONCACAF que controlaba Warner, quién luego desvió el dinero a cuentas y empresas de su interés. La denuncia dice que el trinitense también cobró un millón de dólares de Marruecos por la promesa de su voto. De todos modos, la Fiscalía no presenta cargos contra Warner por estos hechos.

Elección FIFA 2011. Una de las denuncias ya conocidas que se incluyen en esta causa. El catarí Mohammed bin Hammam, entonces presidente de la asociación de Asia y alto ejecutivo en FIFA, el co-conspirador #7 en la denuncia, consiguió que Warner -al que le habría transferido 1.2 millones de dólares- convocara a directivos de la Federación del Caribe en el Hyatt Regency de Trinidad y Tobago para hablarles de su candidatura a presidente de la FIFA, como rival de Blatter. Luego, se les “obsequió” un sobre con 40 mil dólares a cada representante. Uno de los directivos denunció el hecho ante CONCACAF.

Según el informe, Warner se enojó por su actitud y afirmó: “Si sos un santo abrí una iglesia. Nuestro negocios es nuestro negocio”. En julio de 2011, Blazer denunció en FIFA la operación opositora a Blatter. Warner y Bin Hammam debieron renunciar a todos sus cargos en el mundo del fútbol.

Copa Libertadores. La denuncia asegura que el co-conspirador #5, encargado de acercar sponsors para el torneo, en nombre de una empresa de marketing deportivo de EEUU, comenzó a pagar retornos a Leoz, a pedido del titular de CONMEBOL, desde los 2000. Sin embargo, no formula cargos contra el directivo paraguayo por este hecho.

leozCopa América. El testimonio de Hawilla sostiene que Leoz le pidió coimas desde 1991. Esa primera vez fue un soborno en dólares de seis cifras como condición para firmar el nuevo convenio de derechos de TV con Traffic. “Con el tiempo, el co-conspirador #2 aceptó pagar y pagó decenas de millones de dólares en sobornos”, dice la causa. Luego, agrega, entró en contacto con Warner para comprar los derechos de la Copa de Oro bajo un esquema similar.

Copa América 2011. En la causa se afirma que Burzaco hablaba con Traffic en representación del co-conspirador #10, el alto ejecutivo de FIFA, Argentina y AFA. Hawilla dice que el titular de Torneos le dijo que el co-co#10 quería una coima de siete cifras porque la Copa se jugaba en Argentina, pero que en vez de pagarla la deduciría de una deuda entre sus empresas. Además, Hawilla cuenta que desde los 90 pagó millones a AFA y que en ocasiones Burzaco le pedía que lo girara a una agencia de turismo, que no se identifica, para facilitar el cobro del alto directivo de FIFA y AFA, que la causa no menciona.

Copa América 2016. Según la Fiscalía, en 2010, un bloque de seis federaciones menores de CONMEBOL, que incluían al titular de Venezuela, Esquivel, vinculados a los Jinkis, presionaron para romper el convenio con Traffic y vender los derechos a Full Play a la que, poco después, se sumó Torneos.

Traffic inició una demanda contra CONMEBOL y las empresas involucradas en una corte de Florida, EEUU, a partir de una cláusula establecida en el contrato de la Copa América 2001. El conflicto se saldó en junio 2013. Poco antes, en marzo dice la denuncia, en varias reuniones en Buenos Aires Burzaco, los Jinkis y Hawilla acordaron conformar una nueva compañía, Datisa.

copaamerica20162Cuatro días después, Datisa firmó un acuerdo con CONMEBOL, en Londres, por los derechos de TV hasta la Copa América 2023 a cambio de un pago de 357 millones de dólares. Siempre según la denuncia, en concepto de soborno aceptaron pagar 110 millones en una cuota de 30 millones por la Copa América de 2016 y cuatro más de 20 millones. Sigue la acusación: cada cuota era de tres millones para el presidente de CONMEBOL, el de AFA y de la Confederación Brasileña. 1.5 millones para los otros siete presidentes de las federaciones y medio millón para otro ejecutivo de CONMEBOL. De acuerdo a denuncia, llegaron a pagarse dos de las cuotas.

Como señala Fernández Moores, la prensa mundial tomó los alegatos de la fiscalía de EEUU y los “repitió como hechos comprobados”. En Argentina, se aseguró que Grondona había recibido determinada cantidad de dinero por esos conceptos. Sin embargo, la denuncia judicial, sin pruebas aún en este punto, no confirma que él u otro dirigente o empresario hayan cobrado ese dinero. Nadie más que a nosotros quiere que se compruebe lo que venimos diciendo de don Julio hace años, pero nos gustaría que haya pruebas sólidas para que la Justicia lo confirme. Todos son, al menos por ahora, inocentes. Lo que hay que comprobar es su culpabilidad y no su inocencia, como parece ser que lo presentan los medios de comunicación.

La denuncia concluye con una anécdota, según el testimonio de Hawilla a la fiscalía de Nueva York. Tras la presentación del evento en Miami, con la presencia de Figueredo, entonces titular de CONMEBOL, Webb, presidente de la CONCACAF, y los dueños de Traffic, Full Play y Torneos, Burzaco les dijo a sus socios: “Todos podemos lastimarnos con este tema. Todos podemos ir a prisión”. No estaba tan equivocado.